Articulación de las recolectoras con otras mujeres
que trabajan en empleos precarios

El proceso de articulación de las recolectoras con otras mujeres que trabajan en empleos precarios surgió producto de la coordinación de ONGs involucradas con mujeres que trabajan en sectores de extrema pobreza. En nuestros intercambios descubrimos que, más allá de la diversidad de los oficios desempeñados por las trabajadoras se dan condiciones que son comunes a todas ellas. Por ejemplo la falta de contrato, de previsión social, la desprotección total en que viven, las relaciones laborales humillantes, etc. En ese contexto, para las trabajadoras es muy difícil organizarse pues ni siquiera tienen un “patrón” ante quien reclamar sus derechos.

El compromiso establecido con las mujeres nos llevó a buscar caminos de salida para esta situación, entonces nos planteamos la posibilidad de articular a los distintos sectores: recolectoras, algueras, trabajadoras a domicilio, aparadoras del calzado... y de organizar un Cabildo donde el conjunto de las mujeres pudiera presentar sus demandas a las autoridades de gobierno.

El proceso comenzó con la elaboración de un autodiagnóstico realizado en cada organización a fin de reconocer sus características, descubrir sus potencialidades, analizar sus condiciones de trabajo y el contexto en que están insertas. Para ello construimos una pauta que se aplicó flexiblemente en los distintos sectores.

A partir de los resultados, cada organización analizó sus necesidades más urgentes y desde ellas extrajo sus demandas. Entonces organizamos una Jornada para que las recolectoras y recolectores de los distintos Comités hicieran el intercambio y seleccionaron las demandas que mejor representaban al sector.

Cada una las ONGs coordinadas acompañó a las organizaciones con que trabaja habitualmente en la elaboración de su autodiagnóstico, y luego convocamos a un Encuentro Intersectorial para que las trabajadoras de los diversos sectores socializaran sus demandas, las analizaran y escogieran las tres que mejor representaban al conjunto.

En esta ocasión cada organización expuso sus demandas y la exhibió en un papelógrafo, luego trabajaron en grupos sobre ellas y finalmente todas las mujeres votaron por las tres demandas que mejor las representaban. Las tres que obtuvieron una mayor votación fueron seleccionadas para ser presentadas ante las autoridades.

En esa ocasión, las mujeres escogieron a Quenaida Valdebenito representante de las recolectoras para presentar a las autoridades la demanda en Salud, a Graciela Gatica de las aparadoras del calzado para presentar la demanda en Educación y a Verónica Araneda representante de las algueras para las demandas laborales. Sin embargo, nos pareció importante que antes del evento estas mujeres se reunieran con un abogado laboralista a fin de contar con un punto de referencia legal acerca del tema y con un dirigente sindical que las aconsejara sobre el aspecto formal de la presentación.

En esas condiciones el día 15 de Diciembre del 2004 se realizó un Cabildo en la Intendencia de Concepción. Este fue convocado por 40 organizaciones de mujeres en trabajo precario, en conjunto con las ONGs antes mencionadas.

Las autoridades invitadas que estuvieron con nosotros fueron Jorge Oyarzún, SEREMI del Trabajo. Elizabeth Chávez, representante del Sr. Rodrigo Martínez, SEREMI de Educación e Ivonne Sanhueza, Representante de la Dra. Cecilia Villavicencio SEREMI de Salud. También asistió Arturo San Martín. Director Regional FONASA .

También se hicieron presentes una representante del Sernam , periodistas del diario “El Sur”, “La Crónica”, TV, etc. Como resultado del Cabildo, las autoridades propusieron la apertura de una Mesa de Trabajo a fin de buscar con las mismas mujeres, una solución a sus demandas. Se acordó que la reunión que dará inicio a esta Mesa tendrá lugar el 8 de Abril del 2005.



Taller de Acción Cultural
Santiago, Abril 2005