El proceso de articulación de los diversos actores
vinculados al circuito de la recolección, procesamiento y comercialización
de Frutos silvestres.

La tradición histórica de recolectar se ha ido recreando a fin de responder a las exigencias que debe atender hoy día, al transformarse en un oficio que sustenta la supervivencia de las familias campesinas. En los últimos cuatro años, las recolectoras han ido construyendo su oficio a través de un proceso de relaciones dialécticas con diversos actores del sector empresarial, académico, ambientalista, estudiantil, laboral, público. Los resultados han sido muy enriquecedores para todos y han contribuido significativamente para que el trabajo de las recolectoras y recolectores adquiera proyecciones que a futuro abren una esperanza para los miles de campesinos que han hecho de la recolección su fuente de ingresos.

¨ El año 2000 tomamos contacto con empresas agroindustriales, pensando que si las recolectoras les vendían directamente sus productos obtendrían mejores precios. La diferencia lograda no fue sustantiva, sin embargo esas mismas empresas facilitaron las visitas de las recolectoras a sus plantas y éstas al conocer el procesamiento de los frutos que ellas mismas recogen, fueron descubriendo las proyecciones inmediatas que tiene su trabajo. La interacción con las empresas se mantiene hasta el día de hoy pues estamos involucrados en una problemática común que es la recolección.
¨ A continuación, buscamos la posibilidad de dar valor agregado a los productos recolectados y establecimos contacto con el Dpto. de Agroindustria de la Universidad de Concepción que venía trabajando en el deshidratado de frutos silvestres. Al conocer sus ventajas, las recolectoras se entusiasmaron y organizamos un programa de capacitación que las preparó para asumir adecuadamente el procesamiento de los frutos que recolectan.
¨ Debido a que el período de recolección de frutos silvestres es muy corto buscamos una forma de darle continuidad al trabajo, extendiendo el deshidratado a frutas, verduras y hierbas medicinales. Para ello nos relacionamos con la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, que nos abrió las puertas para visitar sus plantaciones y capacitar a las recolectoras en lo que respecta a las hierbas medicinales.
¨ También había que profundizar el conocimiento acerca de las propiedades que tienen los frutos silvestres, entonces tomamos contacto con Andres France, investigador del INIA quien participó en algunos Encuentros y entregó diversos conocimientos, por ejemplo enseñó a los recolectores una forma de recolectar los hongos que estimule su reproducción y que a la vez proteja el medio ambiente. Lo que adquiere una gran relevancia cuando se trata de recolectar grandes volúmenes.
¨ Más adelante tuvimos acceso a la investigación “Innovación Tecnológica y Comercial para los PFNM en Chile” realizada desde el INFOR y el INTEC (que hoy forma parte de la Fundación Chile). Sus investigadores dieron a conocer los avances de su trabajo a las recolectoras y éste les abrió nuevas perspectivas, pues entre otras cosas, les mostró la posibilidad de extender el espectro de productos a recolectar, les dio a conocer las propiedades de éstos frutos y les enseñó las riquezas que tienen los bosques de nuestro país en frutos silvestres.
¨ Del mismo modo ha sido importante la relación establecida con los gobiernos comunales pues las autoridades han abierto un espacio que las recolectoras han ido ocupando y desde él han logrado un reconocimiento social como trabajadoras. Al mismo tiempo, a través de ellos se han puesto en contacto con diversas instituciones del Estado que les han otorgado financiamiento para sus infraestructuras. En las Municipalidades también han encontrado la posibilidad de unirse con otras personas de la comuna, que como ellas, buscan mejorar sus condiciones de vida: comunicaciones, vivienda, agua, luz, etc. Por último, algunas Municipalidades también han creado un espacio (ferias...) donde los campesinos comercializan sus productos.
¨ La relación de las recolectoras con otras instituciones del Estado como Servicio Nacional de Salud, Servicio de Impuestos Internos y otras, han facilitado la introducción de sus productos en la sociedad y en el mercado a través de la Resolución Sanitaria (en trámite) y les ha permitido obtener un reconocimiento legal como trabajadores, desde el punto de vista tributario.
¨ La relación con los Medios de Comunicación ha sido fundamental para mostrar su trabajo y para lograr un reconocimiento social de su condición de trabajadoras y de su oficio. Es interesante ver cómo después de mantenerse en una total invisibilidad, actualmente las recolectoras reciben la visita de distintos medios que se acercan para entrevistarlas e informarse de sus actividades.
¨ Las empresas forestales con quienes la relación es más incipiente, juegan un rol primordial para las recolectoras pues la recolección, hoy día, se realiza en sus predios y es necesario contar con un permiso para entrar, en ocasiones éstas realizan la fumigación de los bosques y queman frutos silvestres justo cuando están listos para ser cosechados... de ello se desprende una cantidad de dificultades que es necesario superar.
¨ El proceso de las recolectoras sigue adelante, hay todavía un largo camino por recorrer... Por eso hemos querido destacar la importancia que ha tenido y tiene cada actor en la construcción del oficio de recolectar, para lograr que éste sea un trabajo que se consolide y abra una esperanza para tantos campesinos, en medio de las innumerables fuentes laborales que hoy día cierran sus puertas o se reducen significativamente.

A lo largo de este proceso, fuimos descubriendo que el aporte de los distintos actores en su conjunto, le daba un carácter nuevo y mucho más rico trabajo de la recolección. Fue así como los convocamos a participar en el Seminario - Taller “Los PFNM en la Región del Bío Bío, proyecciones y desafíos” a fin de que todos pudieran exponer sus visiones, intercambiar sus experiencias, conocer sus inquietudes y proyectar sus expectativas. Este se realizó el 21 de Noviembre pasado, en la Universidad de Concepción y fue convocado por la Fundación Terranova, Fundación Chile, el Instituto Forestal y el Taller de Acción Cultural.

A él asistieron 64 personas provenientes entre otros de las Empresas Forestales Terranova, Masisa, Astex, Fundación Chile, Fundación Masisa y Terranova, Municipalidades de Nacimiento, Ninhue, Instituto Forestal, Corporación de la Madera (CORMA), Coordinadora Provincial Indap - Prodemu, Director Liceo Técnico Forestal Santa Juana, Ingenieros Agrónomos, Representante del Comercio Justo, estudiantes y naturalmente las recolectoras y recolectores que fueron los protagonistas.

Como resultado se acordó:

* Formar una Comisión de trabajo para la redacción de una carta que fue enviada a la Corporación de la Madera, a fin de que intervenga ante las empresas forestales de la región, para que otorguen una serie de beneficios específicos (entrega de permisos para recolectar en sus predios, suspensión de las fumigaciones durante la recolección, etc.) que favorezcan a las recolectoras y recolectores en la próxima temporada. La Comisión quedó formada en esa misma ocasión y el presidente de la Coordinadora de los Recolectores quedó nominado para hacer el borrador de la carta.

* Constituir una Mesa de Trabajo que comience a operar en el mes de Marzo, a fin de ir mejorando progresivamente las condiciones de trabajo, producción y comercialización de las recolectoras y recolectores. Las instituciones que participarán quedaron acordadas y se delegó al TAC para que se encargue de su puesta en marcha.



Taller de Acción Cultural
Santiago, Abril 2005