“Primer Encuentro con Instituciones vinculadas a las organizaciones de Recolectoras y Recolectores de Frutos Silvestres de
la Región del Bío Bío”


El día 14 de enero recién pasado nos reunimos en Casa Tabor en Chillán con los funcionarios de las instituciones vinculadas a las organizaciones de recolectores con las que el TAC está trabajando. Asistieron compañeros de la Universidad de Concepción, del PRODESAL de la comuna de Cabrero, de la Municipalidad de Ninhue, del Programa Servicio País y el Consultorio de la comuna de Cobquecura y de la Municipalidad de Nacimiento.

Los objetivos de la jornada fueron:
- Dar a conocer el trabajo del Taller de Acción Cultural y el sentido y perspectivas del programa que realizamos con los Recolectores de Frutos Silvestres;
- Generar un acercamiento entre las distintas instituciones a fin de abrir espacios de trabajo conjunto que beneficien a las organizaciones con que trabajamos;
- Clarificar entre todos los participantes el rol y el espacio que ocupamos las diversas instituciones en los procesos de capacitación que desarrollamos.
- Definir nuevas formas de coordinación que nos ayuden a mejorar nuestra interacción en las localidades.

Johana Molina y EquipoPara comenzar la jornada cada uno se presentó, haciendo un recuento de las actividades que desarrolla su institución y de aquellas realizadas con los recolectores de sus comunas. También lo hizo el TAC, desde su historia y su forma de “hacer”. Luego entregamos los antecedentes de la recolección que manejamos, a través de nuestra experiencia de trabajo con los recolectores y describimos el proceso vivido desde 1999 hasta la fecha.

Muy importante también fue dar a conocer los resultados de la investigación “Recolectoras de Frutos Silvestres de la Región del Bío Bío”, realizada desde el TAC durante el año 2003. Esta exposición estuvo a cargo de Alejandra Brito, una de las investigadoras. La mayoría de los asistentes desconocía la realidad de este sector, más allá de la interacción que sostienen con la organización local y que básicamente está referida a un apoyo de tipo técnico – económico.

Se generaron espacios de debate en los cuales fue posible constatar que todos estamos trabajando con los recolectores desde la individualidad de cada institución, con distintas metodologías y énfasis. Sin embargo trabajando de manera coordinada y poniendo nuestras diferentes experticias al servicio de los recolectores, podemos realizar avances importantes.

Por eso quisiéramos continuar este intercambio de experiencias pues estamos seguros que de él pueden surgir acciones coordinadas, que le den una mayor potencialidad al trabajo realizado con los recolectores.

Nos despedimos con la certeza de poder contar con el otro.

Johana Molina, Tac